Follow by Email

jueves, 29 de diciembre de 2016

Reflexiones de una flanêuse navideña (2)

Íbamos camino de aquel columpio con forma de cesta en la playa y resulta que ya no estaba, que se había roto o alguien se lo había llevado. Mamá se disgustó. Creo que le hacía ilusión subir allí las tres; pero sobre todo se creía que yo me iba a decepcionar. Parece que aún no me conozca.

Se lo he vuelto a decir. Mamá, no tienes que preocuparte por las cosas que no son importantes. A veces los columpios se rompen y no pasa nada. Además, ese columpio me agobiaba. Subía demasiado alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros viajeros y acompañantes comentan: