Follow by Email

sábado, 7 de noviembre de 2015

Lo bastante mayor para saudade.

Está claro que me hago mayor. Lo compruebo con tantas cosas.

Hoy me he encontrado a mi amigo Mauro, del antiguo cole, en el parque. Él ha intentado disimular, asegurar que era otro Mauro, negar que su padre fuera italiano. Casi me convence. Pero él me buscaba y yo a él. Hemos jugado tanto que hasta me he olvidado de papá y mamá, y hasta casi intento con mi amigo emprender la aventura de liberar a un perro atado.
Cuando se ha ido con su padre a casa, me he sentado en un banco, he visto cómo caían las hojas, y por fin he entendido lo que quiere decir la palabra "saudade".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros viajeros y acompañantes comentan: