Follow by Email

lunes, 29 de junio de 2015

Diálogos matutinos y veraniegos

1.

Me levanto y no detecto la presencia paterna.

- ¿Dónde está papá?
- Trabajando.
- ¿Por qué?
- Porque le toca.
- ¡Pooobrecitoooo!


2.

(Yo reclamando la atención a mi mamá y ella venga hacerme esperar y decir que tiene que hacer cosas...)
- Te falta tiempo, mamá.
- ¿Tiempo? ¿Para qué?
- Para jugar.


3.

- ¡Mamá! -grito desde la cama. Y como nadie contesta me quedo parloteando un rato. Será que aún están durmiendo o aún es de noche. Qué larga se me hace la espera siempre...

- ¿Alicia? -me contesta al fin la interfecta.
- ¿¡Ya es de día!? -pregunto con esperanza. ¡Su voz suena despierta y no cansina como cuando la saco de la cama!
- ¡Sí Alicia, ya es de día!
- ¡Bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen! -no puedo evitar expresar mi alborozo.
- ¿Te subo a buscar, Alicia?
- No. Ya bajo yo sola. -Y agarro mis muñecos, salgo de la cama y bajo triunfante las escaleras a mi aire por vez primera, como una guerrera del verano dispuesta a todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros viajeros y acompañantes comentan: