Follow by Email

jueves, 27 de noviembre de 2014

¡Sopa, sopa!


Mafalda, no sabes lo que te pierdes.

Yo es que lo de la sopa lo llevo en mi sangre; ¿o no era ya un indicio que a mi bisabuelo le llamaran el "sopicas" en el pueblo? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros viajeros y acompañantes comentan: