Follow by Email

martes, 26 de noviembre de 2013

Oxímoron maternal

Hoy me ha llevado mamá a conocer mi futura guardería. Había muchos bebés a los que saludar, todo decorado de tantos colores que daba risa, y vistas al mar. Parecía  muy divertido. Me pregunto entonces por qué los ojos de mamá se humedecían; tan cerca del mar no estábamos tampoco.

2 comentarios:

  1. Alicia, ¿que por qué se humedecían los ojos de mamá? ¡Venga ya! Si tú la conoces mejor que nadie...

    ResponderEliminar
  2. Querido/a anónimo/a, yo no lo sé seguro, no me lo ha explicado, pero para mí que se pone tierna al pensar en dejarme... es que por lo que dicen soy muy pero que muy mona y simpática... (y humilde también, por supuesto). De ahí el oxímoron o paradoja, eso sí que lo veo claro, que así es el instinto maternal, pensar que es bueno para mí y para todos algo nuevo, como ahora un poco de guardería y luego al mismo tiempo querer detener el tiempo para siempre y que no haya nunca jamás un cambio... pero ya sabemos que eso ni puede ni debe ser... En fin, así es mi má, se emociona con todo, pero luego se le pasa y también se emocionará con lo nuevo. Yo, igual, pero riéndome.

    Alicia

    ResponderEliminar

Otros viajeros y acompañantes comentan: