Follow by Email

sábado, 11 de mayo de 2013

Cambié de lugar, no de familia

En los viajes siempre aprendo algo. Y siempre hay una extraña mezcla de lo nuevo y lo que me es ya familiar. Fui a Zaragoza y conocí el paseo Independencia (me sentí mayor al pasar por ahí tantas veces bajo la lluvia), la imponente Pilar, los bares de tapas a los que no me dejan aún ir sola. Conocí diferentes casas con sus sofás, sus ventanas y alfombras. Pero en todas las casas había una mujer que era como una copia de mi yaya, con sus gestos, su voz, sus canciones. Mí no entender. Creo que a eso le llaman ubicuidad.

2 comentarios:

  1. Tambien se llama " familia". Ya iras entendiendo el significado profundo de esta palabra. Igual te pasa a ti lo mismo y te confuden con alguna primita o hermanita pequeña (si tienes).

    ResponderEliminar
  2. Sin ir mas lejos...."con tu mamá" a mi ,al verte, me salía llamarte "Isita"

    ResponderEliminar

Otros viajeros y acompañantes comentan: