Follow by Email

martes, 26 de febrero de 2013


He soñado con nubes; volaba entre espejos, pájaros, borrascas de leche en polvo y muchas muchas tetas.

¿Pensáis alguno que hace falta que la que me alimenta pida hora en la lacaniana  psicoanalista de cabecera?

O mejor echo otra cabezadita, a ver si puedo subirme al pájaro de colores.

6 comentarios:

  1. Yo, en tu caso, lo veo totalmente normal. Y bonito, además.
    Nada, nada de lacanianos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr, Carso

      Gracias por todo. Al final he optado por siesta, siguiendo su consejo.

      Eliminar
    2. Que gusto que disfrutes así, pequeña...Bueno, y que sepas que, oh extrañas coincidencias, mientras tú decías eso, tu alimentadora soñaba que iba al psicoanalista y se tumbaba en el diván pero no hacía falta que dijera nada, porque se sentía feliz flotando en un diván que era como una alfombra voladora...

      Eliminar
  2. Alicia, ojo con la leche, no haya restos de opiáceos, que el doctor de los ciclistas esté involucrado en la trama de la lechera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, gracias por el aviso pero creo que no, que la leche está limpia... Eso sí, sospecho que mi leche es flipante por ella misma...

      Eliminar

Otros viajeros y acompañantes comentan: