Follow by Email

viernes, 12 de junio de 2015

Cosas que se aprenden en la granja.

- A veces a las mamás les toca ir a la granja, pero a los papás les toca ir a trabajar y no les dejan tocar animales.
- Las cabras hacen pipí de leche.
- Unos animales se pueden tocar y otros no. Las cabras con cuidado. Los pollos solo con un dedito. Los papagayos y avestruces no. Los conejitos sí, aunque primero dicen que no los cojamos y luego todos se los querían llevar a casa. Desconcertante. 
- Los niños del tole no siempre se comportan. Cogen piedras. Echan a correr lejos. Meten los dedos en las jaulas. Yo denuncio siempre que puedo pero, mecachis, no basta.
- Hay loros que se llaman Pepito, como el de la canción. Y hablan y se ríen, como yo.
- Má solo hay una pero no es solo para mí... que tiene que estar también por los otros niños y coger manitas y reñirles y jugar y ayudarles a hacer pipí... Eso sí, he hecho lo posible por no perderla de vista  y sentarme a su vera siempre que la ocasión lo permitía.
- A las avestruces les gusta ducharse. También son estruços. "Estruces" no vale.
- Los burros son ases. No me queda claro si es lo mismo o si es mejor decir "ase".
- Las Mamás Pig (o "truges") son muy gordas, huelen mal y duermen mucho.
- Los caballos están tristes cuando sacan la cabeza de su casa y me miran.
- La granja da sueño. Y hasta me he dormido encima de una señorita que de golpe se ha convertido en mamá. Pero mi mamá aún se cansa más. Al volver me ha dicho que no podía con su alma y se iba a sentar en la butaca y a comer un helado.
Cuando veo que no es Super la quiero aún más. Es curioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros viajeros y acompañantes comentan: