Follow by Email

lunes, 20 de abril de 2015

Mirar, jugar.


Lo mejor de tener algo de fiebre es que luego se te pasa, y cada detalle de lo que ves resulta un nuevo descubrimiento.

Y también las ganas de jugar que te vienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros viajeros y acompañantes comentan: